Consejos

Gasóleo B o C para calefacción.

En el mercado español existen tres tipos de gasóleos A, B y C. Cada uno posee unas características diferenciadas y una fiscalidad diferente, B y C tienen una bonificación.

Para evitar fraudes y vender un tipo de gasóleo sin aplicar el impuesto especial que le corresponda el Gasóleo B y C llevan unos trazadores de color, tornado rojizo el B y azulado el C.

¿Realmente son lo mismo?, vamos a conocer que gasóleo es mas adecuado para uso en calderas.

Los dos usos del gasóleo son como combustible para motores o para calderas, la diferencia entre ambos usos es importante y es necesario elegir el gasóleo adecuado.

En motores prima la limpieza, índice de cetano y lubricidad del combustible, lo que queremos conseguir es una combustión completa dentro del motor, provocando la mayor presión posible en el menor tiempo. Mientas que en una caldera prima el poder calorífico del combustible, queremos generar calor.

El gasóleo A y el gasóleo B es el mismo combustibles, diferenciandoles únicamente los trazadores fiscales. El gasóleo A es consumido para motores al igual que el B, la única diferencia es el tipo de uso. No está permitido utilizar el gasóleo B, para trasporte por carretera, debido a las bonificaciones fiscales que posee. Por último el gasóleo C esta destinado para ser quemado en calderas

En ocasiones se sirve gasóleo B, llamado agrícola, para calefacción. El precio de el B y el C es similar en el mercado, pero ¿merece la pena quemar gasóleo B por ser más “limpio”?

El gasóleo C está destinado para usarse como combustible en calderas y como tal en él prima su poder calorífico o densidad energética. SI quemamos gasóleo C en vez de B gastaremos menos para calentar lo mismo. Vamos a justificar esta afirmación.

El gasóleo C tiene como propósito generar calor, por ello su contenido en parafinas es mayor que en gasóleo B. El poder calorífico del gasóleo es de 11,80 kwh/kg (valor medio, varía en función de la composición exacta), este poder calorífico nos indica la cantidad de calor que desprende al ser quemado. La densidad del gasóleo B media es de 840kg/m3 y el gasóleo C de 880kg/m3. Con estos datos tendremos para la unidad de venta (litro) los siguientes valores

Gasóleo B: 0,843kg/l x 11,80 kwh/kg = 9,95kwh/ litro.

Gasóleo C: 0,880kg/l x 11,80 kwh/kg= 10,38kwh/ litro.

Como conclusión y ateniéndonos únicamente al calor entregado en el proceso de combustión con los mismos litros de gasóleo B y C este ultimo nos dará aproximadamente un 5% de calor, esto es, gastaremos un 5% menos de combustible.

Ser Felices

J.Ñ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *